Mente + Diseño + Innovación + Negocios

La innovación la hacemos las personas. Personas que colaboramos y fusionamos lo mejor de nuestro pensamiento racional (hemisferio cerebral izquierdo) con lo genial de nuestro pensamiento lateral o creativo (hemisferio cerebral derecho). Esta no es una entrada relativa o experta en dominancias cerebrales. Solo tomo este punto de partida para resaltar lo importante que es la mentalidad diseñadora [design thinking] en el mundo de la innovación y los negocios.

Innovar no es necesariamente inventar, es más bien diferenciar, mejorar, satisfacer a través de productos, procesos o servicios las necesidades humanas o del contexto humano. Una mentalidad de diseño nos ayuda a descubrir dichas necesidades [crea algo que la gente quiera, ¡aunque todavía no lo sepa!] y  nos permite crear experiencias de valor para los clientes o usuario tomando en cuenta sus emociones o identificando sus necesidades más profundas.

Desde una mirada de transformación de la realidad social en la base de la pirámide, conjugar… la mentalidad de diseño con la creatividad, la empatía y la racionalidad puede ayudarnos a construir soluciones de alto valor humano y social.

Para saber más…

Design Thinking, una visión de los profesores en la Universidad de Stanford [video]

AIRBNB y el impacto que tuvo la aplicación de Design Thinking en el desarrollo de su modelo [blog-noticias]

@cibaidon

Esta entrada fue inspirada y desarrollada con material de la revista 
Escuela Bancaria Comercial – Ventana EBC –Agosto Septiembre 2015.
Anuncios

Crear valor, ¿qué significa?

En una dimensión económica…

Valor es diferente a precio. Cuando un producto, servicio o proceso nos genera valor, estamos dispuestos a pagar su precio, independientemente de que sea un precio accesible o no; o bien, cuando no se trata de un elemento de compraventa, si algo es valioso para nosotros estamos dispuestos a esforzarnos o disciplinarnos por obtener eso que nos genera valor.

Piensa en algo que te genera valor, algo que sea valioso para ti, y por lo cual no te importa el precio que tienes que pagar para obtenerlo.

En clase, este ejemplo fue muy ilustrativo: un alumno señaló que para él la comida (sus alimentos durante el día) es algo que le genera valor, y no se fija mucho en lo que tiene que pagar con tal de alimentarse bien. Otro alumno comentó que en su caso, la rutina es tan compleja que apenas y tiene tiempo de comer algo, y si bien no se fija en cuanto dinero gasta, lo que necesita es que sea algo práctico y rápido, no necesariamente nutritivo.

En resumen tenemos:

  • Dos alumnos, del mismo nivel socioeconómico…
  • …pero con rutinas y estilos de vida diferentes…
  • …que independientemente del precio, otorgan diferente valor a su alimentación.

Concluimos que:

El valor lo otorga el cliente o el usuario. Lo que para un alumno es valioso (nutrición) para otro alumno no lo es (ahorro de tiempo).

Y esta diferencia la marcan sus hábitos, estilos de vida o rutinas, en estos elementos se encuentran insights (signos internos) que es importante identificar en un segmento para poder saber lo que es valioso para las personas, o más poderoso aún: para poder predecir lo que será valioso para las personas.

IDENTIFICAR VALOR en un segmento de mercado al que queremos resolverle una problemática, necesidad o deseo es el punto crucial para innovar en lugar de solo imitar. Para identificar valor debemos tener muy claro el problema que queremos resolver.

En una dimensión social…

Todas nuestras acciones y todos los negocios tienen un impacto en la sociedad y en el ambiente, y debemos cuidar que sea un impacto positivo, para que seamos entonces generadores de valor social, es decir, que beneficiamos a la sociedad y al ambiente a través de nuestros estilos de vida, hábitos o proyectos. De no hacerlo así podemos pagar un precio muy alto en el futuro, por acciones presentes que no generan valor social.

¿En qué aspectos podemos generar valor social?

  • Inclusión.
  • Solidaridad.
  • Participación ciudadana.
  • Calidad Medioambiental.
  • Educación.
  • Servicios Públicos, por mencionar algunos aspectos.

La suma del valor económico y el valor social, es lo que Michael Porter denomina como: valor compartido (shared value).

Los invito a revisar el siguiente video que señala como puede darse esta alianza entre valor económico y valor social.

MICHAEL PORTER, Valor compartido.

Seguimos compartiendo, @cibaidon.